Buenas noches, Beijing

Buenas noches, Beijing
Un conocedor que te guía por los callejones de la capital china. 

Nellie, de WildChina, nos dice cómo pasar una noche con buena comida, buenos tragos y sin sobredosis de luces neón.

Beijing es una metrópoli emergente con muchas cosas que ofrecer. Una de las áreas más cool de la ciudad es el barrio que se encuentra alrededor de las torres Gulóu y Zhonglóu. Formado por callejones cercados llamados hutong, muchas de las antiguas casas con patio (siheyuan) han sido transformadas en boutiques, restaurantes y bares exclusivos. Éstas son las recomendaciones de Nellie C. Connolly, directora de WildChina, para una gran noche en los hutongs: 

1) Hay que alejarse del camino más transitado para una cena en Dali Courtyard Two, un siheyuan recién remodelado y escondido entre los hutongs que se especializa en cocina Yunnan, una provincia del sureste. Yunnan es cálida y tropical, así que no hay que sorprenderse si ingredientes como la piña hacen su aparición en los deliciosos platillos. El espacio al aire libre y la vista infinita de techos de tejas de los hutongs son dos de los mejores puntos del restaurante. 

2) Después de cenar hay que moverse a Amailal, un espacio tan famoso por sus cervezas internacionales y su selección de whiskies como por su espíritu de barrio. Localizado en un siheyuan tradicional, con grandes árboles que atraviesan el patio, Amailal es parte de una fábrica del viejo Beijing. Como muchos otros bares hutong, puede ser difícil encontrarlo, tal vez habrá que preguntarle a algún vecino, pero el amigable bartender mongol hace que valga la pena el esfuerzo.

3) Cambiando velocidades, es hora de un poco de sabor local de Beijing al pasear por el hutong peatonal de Nanluoguxiang hasta encontrarse con Great Leap Brewing, una microcervecería. Lo que se ofrezca en los barriles cada noche depende de los proyectos de la semana, pero nuestra favorita es la ligera Honey Ma Gold, con una dulzura que se contrarresta con los chiles chinos con los que se fabrica. Desde la terraza se puede disfrutar de un paisaje poco común en Beijing pues la luces suelen dominar el resto de la ciudad.

Buenas noches, Beijing
Un conocedor que te guía por los callejones de la capital china. 
Julio 17, 14
Fotografías por:

Nellie, de WildChina, nos dice cómo pasar una noche con buena comida, buenos tragos y sin sobredosis de luces neón.

Beijing es una metrópoli emergente con muchas cosas que ofrecer. Una de las áreas más cool de la ciudad es el barrio que se encuentra alrededor de las torres Gulóu y Zhonglóu. Formado por callejones cercados llamados hutong, muchas de las antiguas casas con patio (siheyuan) han sido transformadas en boutiques, restaurantes y bares exclusivos. Éstas son las recomendaciones de Nellie C. Connolly, directora de WildChina, para una gran noche en los hutongs: 

1) Hay que alejarse del camino más transitado para una cena en Dali Courtyard Two, un siheyuan recién remodelado y escondido entre los hutongs que se especializa en cocina Yunnan, una provincia del sureste. Yunnan es cálida y tropical, así que no hay que sorprenderse si ingredientes como la piña hacen su aparición en los deliciosos platillos. El espacio al aire libre y la vista infinita de techos de tejas de los hutongs son dos de los mejores puntos del restaurante. 

2) Después de cenar hay que moverse a Amailal, un espacio tan famoso por sus cervezas internacionales y su selección de whiskies como por su espíritu de barrio. Localizado en un siheyuan tradicional, con grandes árboles que atraviesan el patio, Amailal es parte de una fábrica del viejo Beijing. Como muchos otros bares hutong, puede ser difícil encontrarlo, tal vez habrá que preguntarle a algún vecino, pero el amigable bartender mongol hace que valga la pena el esfuerzo.

3) Cambiando velocidades, es hora de un poco de sabor local de Beijing al pasear por el hutong peatonal de Nanluoguxiang hasta encontrarse con Great Leap Brewing, una microcervecería. Lo que se ofrezca en los barriles cada noche depende de los proyectos de la semana, pero nuestra favorita es la ligera Honey Ma Gold, con una dulzura que se contrarresta con los chiles chinos con los que se fabrica. Desde la terraza se puede disfrutar de un paisaje poco común en Beijing pues la luces suelen dominar el resto de la ciudad.