Dulce Barcelona

Dulce Barcelona
Los postres favoritos de los locales. 

1. Granja Viader

Ha pertenecido a la misma familia desde 1870  y se respira historia por todas partes. A este tipo de cafeterías las llamamos granjas porque eran lecherías donde se iba a comprar la leche fresca. Hoy en día es un templo para disfrutar de sus postres y comprar nata montada recién hecha. Además es donde se inventó el Cacaolat, nuestra bebida de chocolate local que se toma fría en verano y caliente en invierno.

 

2. Granja La Pallaresa 

Esta granja está en la calle de Barcelona con más concentración de chocolaterías. Dulcinea está entre las favoritas de los locales, pero La Pallaresa es mi preferida para el famoso chocolate con churros o, en la versión de aquí, con melindros, que son una especie de bizcochitos cuyo propósito es también sumergirse en el espesísimo suizo.  Se pueden saborear otras especialidades típicas, como la crema catalana.

 

3. Escribà

Christian Escribà es un genio, un mago creativo de todo lo relacionado con el mundo de la pastelería, los dulces y mucho más. Reconocido ya internacionalmente, sorprende con sus accesorios comestibles. En su localización de la Gran Vía no sólo tiene una cafetería, sino también una zona para comprar pasteles, una academia y hasta un showroom para encontrar la inspiración y encargar el pastel perfecto.

 

4. Canal

Maestros pasteleros desde 1970, fueron de los primeros en empezar a innovar. Son reconocidísimos sus clásicos pasteles, como el de trufa o el mousse de limón, los roscos rellenos, las cocas y un largo etcétera. Para darse pequeños caprichos, si la ocasión no merece un pastel entero, tienen una amplia selección de versiones individuales que se pueden degustar en la tienda.

 

5. Oriol Balaguer

Materia prima excepcional y un tratamiento de los derivados del cacao a niveles artísticos. Es tal la perfección y diseño de sus bombones, tartas y postres, que bien merecen minutos de contemplación antes de probarlos. Si lo sencillo te atrae más, Oriol ganó el concurso al mejor croissant de mantequilla de España en 2014.

Dulce Barcelona
Los postres favoritos de los locales. 
Marzo 16, 16
Fotografías por: Jordi Bartalot

1. Granja Viader

Ha pertenecido a la misma familia desde 1870  y se respira historia por todas partes. A este tipo de cafeterías las llamamos granjas porque eran lecherías donde se iba a comprar la leche fresca. Hoy en día es un templo para disfrutar de sus postres y comprar nata montada recién hecha. Además es donde se inventó el Cacaolat, nuestra bebida de chocolate local que se toma fría en verano y caliente en invierno.

 

2. Granja La Pallaresa 

Esta granja está en la calle de Barcelona con más concentración de chocolaterías. Dulcinea está entre las favoritas de los locales, pero La Pallaresa es mi preferida para el famoso chocolate con churros o, en la versión de aquí, con melindros, que son una especie de bizcochitos cuyo propósito es también sumergirse en el espesísimo suizo.  Se pueden saborear otras especialidades típicas, como la crema catalana.

 

3. Escribà

Christian Escribà es un genio, un mago creativo de todo lo relacionado con el mundo de la pastelería, los dulces y mucho más. Reconocido ya internacionalmente, sorprende con sus accesorios comestibles. En su localización de la Gran Vía no sólo tiene una cafetería, sino también una zona para comprar pasteles, una academia y hasta un showroom para encontrar la inspiración y encargar el pastel perfecto.

 

4. Canal

Maestros pasteleros desde 1970, fueron de los primeros en empezar a innovar. Son reconocidísimos sus clásicos pasteles, como el de trufa o el mousse de limón, los roscos rellenos, las cocas y un largo etcétera. Para darse pequeños caprichos, si la ocasión no merece un pastel entero, tienen una amplia selección de versiones individuales que se pueden degustar en la tienda.

 

5. Oriol Balaguer

Materia prima excepcional y un tratamiento de los derivados del cacao a niveles artísticos. Es tal la perfección y diseño de sus bombones, tartas y postres, que bien merecen minutos de contemplación antes de probarlos. Si lo sencillo te atrae más, Oriol ganó el concurso al mejor croissant de mantequilla de España en 2014.