Scarfes Bar

Scarfes Bar
Música en vivo, cocteles extraordinarios, ambiente romántico y humor inglés, todo en un solo lugar. 

Abrió sus puertas en octubre de 2013 junto al lujoso hotel Rosewood —el primero de la cadena en esa ciudad— y desde entonces ambos se posicionaron como lo mejor de la oferta nocturna londinense.

 

Un renovado edificio eduardiano de la afamada Belle Époque, ubicado en el céntrico barrio de Holborn y que fuera por años una antigua compañía de seguros, acoge hoy a uno de los bares con personalidad inglesa más vibrantes de toda la ciudad. Y es que el local, bautizado bajo el nombre de “Scarfes”, en honor al caricaturista inglés Gerald Scarfes, le brinda un homenaje al artista y saca a relucir los personajes más emblemáticos del Reino Unido.

 

En total son 70 caricaturas pintadas especialmente para el bar, desde el famoso álbum The Wall de Pink Floyd, de cuyo proyecto Gerald fue parte, hasta otros personalidades del ADN británico como Harry Potter, David Cameron, Tony Blair, David Beckham y por supuesto, la infaltable familia real.

 

Aunque los antiguos y elegantes clubs de caballeros ingleses también influyeron en la ambientación del recinto, fue el bosquejo de una sala de dibujos la fuente de inspiración del decorador Martin Brudnizki para crear un bar que sirviera como recordatorio humorístico del pasado inglés.

 

El espacio se complementa con una antigua chimenea aún en funcionamiento, una biblioteca con cerca de 1,000 ejemplares, juegos de mesa destinados a entretener a los visitantes entre trago y trago, coloridos sillones de terciopelo, acogedores sofás y elementos del diseño contemporáneo que terminan por crear un espacio que invita a conocer un pequeño retrato del antiguo espíritu inglés.

 

Otro de los ambientes que acapara toda la atención de Scarfes es una larga barra de madera que, frente a una repisa con cientos de bebidas a elección, crea un espacio clásico y moderno capaz de despertar en el visitante la curiosidad por experimentar algunas de las preparaciones de Óscar, el bartender apodado como “moustached joker” o conocido como el “mexicano hipster”, y quien nos ofrece algunas exclusivas creaciones como “El Comandante”, “Made for Gentlemen” o “Cargo Coktail”. Si uno prefiere inclinarse por el clásico scotch, entonces puede escoger  alguna de las 200 etiquetas.

 

Para animar la noche, hay espectáculos de blues, jazz y soul en vivo de lunes a sábado. Por temporadas tienen shows de cabaret, de magia y danza durante los fines de semana. Es una escala obligada en cualquier visita a la capital inglesa.

 

Scarfes Bar. Hotel Rosewood. 252 High Holborn. De lunes a domingo a partir de las 12pm y hasta la 1am. 

Scarfes Bar
Música en vivo, cocteles extraordinarios, ambiente romántico y humor inglés, todo en un solo lugar. 
Diciembre 9, 14
Fotografías por:

Abrió sus puertas en octubre de 2013 junto al lujoso hotel Rosewood —el primero de la cadena en esa ciudad— y desde entonces ambos se posicionaron como lo mejor de la oferta nocturna londinense.

 

Un renovado edificio eduardiano de la afamada Belle Époque, ubicado en el céntrico barrio de Holborn y que fuera por años una antigua compañía de seguros, acoge hoy a uno de los bares con personalidad inglesa más vibrantes de toda la ciudad. Y es que el local, bautizado bajo el nombre de “Scarfes”, en honor al caricaturista inglés Gerald Scarfes, le brinda un homenaje al artista y saca a relucir los personajes más emblemáticos del Reino Unido.

 

En total son 70 caricaturas pintadas especialmente para el bar, desde el famoso álbum The Wall de Pink Floyd, de cuyo proyecto Gerald fue parte, hasta otros personalidades del ADN británico como Harry Potter, David Cameron, Tony Blair, David Beckham y por supuesto, la infaltable familia real.

 

Aunque los antiguos y elegantes clubs de caballeros ingleses también influyeron en la ambientación del recinto, fue el bosquejo de una sala de dibujos la fuente de inspiración del decorador Martin Brudnizki para crear un bar que sirviera como recordatorio humorístico del pasado inglés.

 

El espacio se complementa con una antigua chimenea aún en funcionamiento, una biblioteca con cerca de 1,000 ejemplares, juegos de mesa destinados a entretener a los visitantes entre trago y trago, coloridos sillones de terciopelo, acogedores sofás y elementos del diseño contemporáneo que terminan por crear un espacio que invita a conocer un pequeño retrato del antiguo espíritu inglés.

 

Otro de los ambientes que acapara toda la atención de Scarfes es una larga barra de madera que, frente a una repisa con cientos de bebidas a elección, crea un espacio clásico y moderno capaz de despertar en el visitante la curiosidad por experimentar algunas de las preparaciones de Óscar, el bartender apodado como “moustached joker” o conocido como el “mexicano hipster”, y quien nos ofrece algunas exclusivas creaciones como “El Comandante”, “Made for Gentlemen” o “Cargo Coktail”. Si uno prefiere inclinarse por el clásico scotch, entonces puede escoger  alguna de las 200 etiquetas.

 

Para animar la noche, hay espectáculos de blues, jazz y soul en vivo de lunes a sábado. Por temporadas tienen shows de cabaret, de magia y danza durante los fines de semana. Es una escala obligada en cualquier visita a la capital inglesa.

 

Scarfes Bar. Hotel Rosewood. 252 High Holborn. De lunes a domingo a partir de las 12pm y hasta la 1am.