Lago di Como: el lago más hermoso de Italia

Lago di Como: el lago más hermoso de Italia
Un lago muy profundo, rodeado de los altísimos pre-Alpes y un clima muy agradable casi todo el año. 
Marzo 23, 15
Fotografías por: Travesías

A lo largo del Lago di Como se encuentran excelentes restaurantes y trattorias, algunas villas-museo, tienditas y pueblitos con bastante encanto. Manejar por la carretera de la costa es un verdadero placer aunque también vale la pena ver los pueblos, villas y jardines desde el agua. 

 

Milán

Es la ciudad en donde más cosas pasan en Italia y donde hay que ir a comer, comprar y escuchar música y ópera. Pero sobre todo, a Milán se va para ver lo mejor del arte y el diseño: moda, muebles, objetos y arquitectura. El epicentro para descubrirlo es el impecable y siempre de moda Park Hyatt, que está a la vuelta de la Galleria del Duomo, la Piazza della Scala y la Pinacoteca Ambrosiana, entre otras maravillas, como la heladería GROM, que hace los mejores helados de Italia.

 

Como

La pequeña ciudad de Como, famosa por su producción de seda, no es tan sexy como el lago que lleva su nombre. Sin embargo, lleva siglos siendo un importante paso comercial entre Suiza e Italia y tiene algo de arquitectura romana y una espléndida catedral gótica. Es un punto obligado para descubrir los pueblos más pequeños a la orilla del lago, y desde aquí también se puede tomar un ferry.

 

Lenno

El pueblo de Lenno no tendrá muchos atractivos, mas es la entrada a Villa del Balbianello, una de las villas más privilegiadas del mundo y probablemente donde Tolkien se inspiró para imaginar Caras Galadhon, la ciudad capital donde viven los elfos en El Señor de los Anillos. Lo mejor es llegar en lancha, caminar por los jardines, subir hacia la loggia y sentir que todo va a estar bien. Indispensable hacer cita. 

 

Tremezzo

Un pequeño pueblo con dos paradas obligatorias: Villa Carlotta tiene una pequeña colección de arte del siglo xix, pero lo mejor es su jardín botánico de siete hectáreas famoso por sus azaleas y rododendros que tienen su momento de esplendor cada primavera. El vecino es el Grand Hotel Tremezzo, propiedad de la encantadora familia De Santis —con vistas de 180 grados sobre el lago y el pueblo de Bellagio. Jardines, spa y tres albercas— incluida una impresionante dentro de un deck que flota en el lago. Y para rematar, una de las mejores suites de Italia —la Suite Bellagio 505— con jacuzzi en la terraza y una vista inverosímil. 

 

Bellagio

La joya de la corona. Un pueblo muy pintoresco en una pequeña península que lo hace sentir casi como una isla. Calles empedradas con tienditas de artesanías locales y souvenirs, restaurantes y trattorias pequeñas y deliciosas, como la Trattoria San Giacomo. El centro sí es muy turístico, pero hay dos grandes villas que se pueden visitar: Villa Melzi, una villa Neoclásica con un espléndido jardín estilo inglés a la orilla del lago, aunque los interiores están cerrados al público y Villa Serbelloni —propiedad de la Fundación Rockefeller— que se encuentra en una de las colinas arriba del pueblo y es un centro de conferencias y residencias de artistas y académicos. La villa tampoco está abierta al público, pero los jardines sí se pueden visitar. No confundir con el Grand Hotel Villa Servelloni, el hotel más elegante de Bellagio.