Zoku: al rescate del sushi

Zoku: al rescate del sushi
Hiroshi Kawahito nos regresa a los sabores tradicionales nipones en su nuevo restaurante.
Marzo 26, 16
Fotografías por: Paulina Figueroa

La idea es simple: apegarse a la tradición en un ambiente relajado e íntimo. Hiroshi Kawaito, japonés criado en Los Ángeles —y ya una estrella en la Ciudad de México por Rokai—, trajo bajo el brazo esa nueva forma de acercarse a la cocina japonesa. Hoy, en el nuevo Zoku, ofrece su propuesta de respeto estricto a la tradición, cuidado atento al producto y técnica prodigiosa.

 

La mejor forma de experimentarlo es sentarse en la barra y ordenar el Omakase: un menú de siete tiempos que el chef diseña con base en los ingredientes del día. No hay mayor placer para un amante de la comida que ver a un cocinero tratar con sumo cuidado y ceremonia el producto mientras se degusta un sake de su oferta de más de 70 tipos. Un verdadera delicia. Además, Hiroshi te irá guiando sobre cómo comer cada platillo, si sumergirlo en soya o no, o, simplemente, te explicará los ingredientes que lo componen.

 

En el sitio predominan discretamente la madera y la piedra, para así llevar el protagonismo a la barra de sushi y a los tanques, donde viven las almejas, las langostas y los ostiones. Lo primordial es la frescura y se siente en cada bocado.

 

Zoku significa “familia” y se nota, no sólo en la camaradería que predomina en el equipo, sino también en el trato al comensal, al cual se saluda y se despide con un grito al unísono en japonés. A pocos meses de abierto, es frecuentado ya por varios clientes regulares, donde no faltan las familias y ejecutivos japoneses que ya le han dado el visto bueno sin dudarlo.

 

Qué probar

Ankimo (hígado de rapé con daikon, hueva de salmón y ponzu).

 

Sashimi de 3 way tuna (toro, chu toro y akami).

 

Nigiri de carne Wagyu con foie gras.