The Met Breuer: el arte sigue habitando el 945 de Madison Avenue

The Met Breuer: el arte sigue habitando el 945 de Madison Avenue
El lugar donde se ubicó por casi medio siglo el Whitney Museum sigue presentando arte. 

Entre decenas de boutiques de lujo, a sólo unos metros del célebre MET, un edificio conocido: el que fue desde 1966 hasta el 2015 el hogar de la colección de arte estadounidense del Whitney Museum.

 

Ahora localizado en el Meatpacking District —justo en una orilla de High Line Park—, el museo fundado por la artista y coleccionista Gertrude Vanderbilt Whitney se renovó con un inmueble diseñado por el arquietcto italiano Renzo Piano que ha causado revuelo en Nueva York. Pero, ¿cuál fue el destino del lugar donde se le ubicó por casi medio siglo? Que sigue presentando arte.

 

Luego de la mudanza del Whitney, el MET tuvo una oportunidad única de extender sus dominios, no sólo físicamente: gracias a que han “tomado” el edificio que el arquitecto Marcel Breuer —de origen húngaro, egresado de la Bauhaus— concibió para albergar nada más que arte, a partir de marzo de este año es posible disfrutar de más exhibiciones de arte moderno y contemporáneo nutridas de la experiencia académica y del alcance global del Museo Metropolitano.

 

Para recibir las nuevas piezas y actividades que albergará, el edificio de Breuer fue restaurado en colaboración de ambos museos —el viejo habitante y el nuevo—, entre los que existe un acuerdo: el Whitney continúa siendo su propietario y el MET —según lo dicho hasta ahora— podrá ocuparlo durante ocho años que ya comenzaron a contarse.

 

A la par de la restauración —que respeta cada detalle de las ideas originales del arquitecto— se agregaron, como novedades, un restaurante —el Estela Breuer, a cargo del restaurantero Thomas Carter y el chef Ignacio Mattos— y un jardín “hundido” que se inaugurarán este verano.

 

Mientras tanto, luego de recorrer cuatro pisos de arte, en la quinta y más alta planta es posible disfrutar del pop-up café del que es anfitrión el Blue Bottle Coffee. Ahí, entre cómodos sillones que permiten comer algo y tomar un descanso, también se pueden hacer compras de libros, ya que hay una boutique de la editorial Phaidon (en el lobby también hay joyas, basta asomarse al “book bar” que se encuentra a un lado de la taquilla).

 

Como parte de su temporada inaugural, la exposición más extensa que presenta el Met Breuet (se presentan otras paralelas de menor duración) es la magnífica “Unfinished: Thoughts Left Visible” (hasta el 4 de septiembre) en la que por medio de obras no terminadas (o con apariencia intencional de no haberlo sido) de Picasso, Klimt, Warhol, Mondrian —entre otros artistas desde el siglo XVI hasta el XX— se explora una pregunta básica, pero no por ello fácil de responder: ¿cuándo se da por terminada una obra de arte?

 

The Met Breuer

945 Madison Avenue, Nueva York, tarifa sugerida: 25 USD (con acceso válido para el mismo día al Met Breuer, Met Fifth Avenue y Met Cloisters).

metmuseum.org/visit/met-breuer

The Met Breuer: el arte sigue habitando el 945 de Madison Avenue
El lugar donde se ubicó por casi medio siglo el Whitney Museum sigue presentando arte. 
Junio 10, 16
Fotografías por: Ed Lederman, cortesía The Met Breuer

Entre decenas de boutiques de lujo, a sólo unos metros del célebre MET, un edificio conocido: el que fue desde 1966 hasta el 2015 el hogar de la colección de arte estadounidense del Whitney Museum.

 

Ahora localizado en el Meatpacking District —justo en una orilla de High Line Park—, el museo fundado por la artista y coleccionista Gertrude Vanderbilt Whitney se renovó con un inmueble diseñado por el arquietcto italiano Renzo Piano que ha causado revuelo en Nueva York. Pero, ¿cuál fue el destino del lugar donde se le ubicó por casi medio siglo? Que sigue presentando arte.

 

Luego de la mudanza del Whitney, el MET tuvo una oportunidad única de extender sus dominios, no sólo físicamente: gracias a que han “tomado” el edificio que el arquitecto Marcel Breuer —de origen húngaro, egresado de la Bauhaus— concibió para albergar nada más que arte, a partir de marzo de este año es posible disfrutar de más exhibiciones de arte moderno y contemporáneo nutridas de la experiencia académica y del alcance global del Museo Metropolitano.

 

Para recibir las nuevas piezas y actividades que albergará, el edificio de Breuer fue restaurado en colaboración de ambos museos —el viejo habitante y el nuevo—, entre los que existe un acuerdo: el Whitney continúa siendo su propietario y el MET —según lo dicho hasta ahora— podrá ocuparlo durante ocho años que ya comenzaron a contarse.

 

A la par de la restauración —que respeta cada detalle de las ideas originales del arquitecto— se agregaron, como novedades, un restaurante —el Estela Breuer, a cargo del restaurantero Thomas Carter y el chef Ignacio Mattos— y un jardín “hundido” que se inaugurarán este verano.

 

Mientras tanto, luego de recorrer cuatro pisos de arte, en la quinta y más alta planta es posible disfrutar del pop-up café del que es anfitrión el Blue Bottle Coffee. Ahí, entre cómodos sillones que permiten comer algo y tomar un descanso, también se pueden hacer compras de libros, ya que hay una boutique de la editorial Phaidon (en el lobby también hay joyas, basta asomarse al “book bar” que se encuentra a un lado de la taquilla).

 

Como parte de su temporada inaugural, la exposición más extensa que presenta el Met Breuet (se presentan otras paralelas de menor duración) es la magnífica “Unfinished: Thoughts Left Visible” (hasta el 4 de septiembre) en la que por medio de obras no terminadas (o con apariencia intencional de no haberlo sido) de Picasso, Klimt, Warhol, Mondrian —entre otros artistas desde el siglo XVI hasta el XX— se explora una pregunta básica, pero no por ello fácil de responder: ¿cuándo se da por terminada una obra de arte?

 

The Met Breuer

945 Madison Avenue, Nueva York, tarifa sugerida: 25 USD (con acceso válido para el mismo día al Met Breuer, Met Fifth Avenue y Met Cloisters).

metmuseum.org/visit/met-breuer