5 buenas razones para viajar (avaladas por la ciencia)

5 buenas razones para viajar (avaladas por la ciencia)
Aunque viajar no requiere de muchas justificaciones, estos estudios científicos te dan buenos argumentos para hacerlo.
Julio 15, 16
Fotografías por: FlickrCC / fdecomite

"El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”, escribió alguna vez el francés Marcel Proust, y como a veces sucede con las mentes creativas, parece ser que su intuición como escritor aventajó en varios años y sin muchos recursos una conclusión científica prácticamente idéntica, a la cual se llegó apenas hace tres años.

 

Te invitamos a conocer este y otros beneficios de viajar respaldados por interesantes estudios científicos.

 

Y es que, aunque difícilmente nos hacen falta pretextos para emprender un viaje, tener cierto respaldo de la ciencia tampoco está de más, ¿no crees?

 

1. Viajar te hace más feliz

Contrario a lo usual en nuestra época, parece ser que más que los bienes materiales son las experiencias las que nos hacen felices. Así lo sugiere un estudio de la Harvard Business School, según el cual la durabilidad de algo que se vive se impone sobre la recompensa inmediata y fugaz de algo que se compra. Por decirlo de alguna manera, además de la alegría que te provoca el hecho de viajar a algún lugar, estar ahí y disfrutarlo, con el tiempo tendrás un efecto muy parecido de satisfacción al recordar ese momento, quizá al contarlo a tus amigos o rememorarlo con tu pareja o incluso tus nieto. Eso no se diluye.

 

 

2. Viajar hace a los niños mejores en la escuela

Un estudio del Departamento de Educación del gobierno estadounidense encontró una relación entre el aprovechamiento escolar y los viajes. En específico, los niños en edad de escolaridad primaria que viajaban durante sus vacaciones obtenían mejores resultados en materias de lectura, matemáticas y conocimiento general.

 

 

3. Viajar reduce el estrés

Aunque no se habla mucho de esto, al menos no abiertamente, el estrés es uno de los males más dañinos de nuestro tiempo, una especie de asesino silencioso que aunque superficialmente parece inofensivo, nada más que “tensión”, preocupación o “mucho trabajo”, en realidad tiene efectos en varios de nuestros sistemas vitales. Con todo, viajar es un gran remedio contra el estrés. De acuerdo con una investigación de la Asociación Psicológica de Estados Unidos, la posibilidad de salir del contexto que nos genera reacciones estresantes provoca que todos nuestros sistemas se “reinicien”, por decirlo así, con lo cual esos efectos nocivos se frenan.

 

 

4. Viajar abre tu mente

Literal. Como previeron Proust y Mark Twain –quien dijo que “viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”–, trascender las fronteras propias para conocer nuevos territorios, culturas y formas de vida es una de las mejores formas de ampliar nuestros horizontes. Y esto no es metafórico De acuerdo con una investigación publicada en la revista académica Social Psychological and Personality Science, viajar a varios países hace que las personas desarrollen más confianza en los demás, además de que también las vuelve más caritativas y empáticas.

 

 

5. Viajar prolonga tu vida (con calidad)

Si quieres mejorar tu salud, viaja. Si antes mencionamos un estudio en el que se analizó la relación entre los viajes y la disminución del estrés, en este caso nos referimos a efectos aún más específicos: una baja en la presión sanguínea, un impacto positivo en el sistema inmune, una mejora en la calidad del sueño y el descanso e incluso la regulación en la niveles de glucosa, todo lo cual resulta en un aumento en la esperanza de vida que, además, viene acompañada de calidad. Más que convincente, ¿no crees?

 

¿Qué te parece? ¿Ya tienes razones suficientes para viajar? Si conoces otras, no dejes de compartirlas con la comunidad de la Revista Travesías en nuestra página de Facebook.