Manjares orgánicos de los muelles de San Francisco
©CUESA

Manjares orgánicos de los muelles de San Francisco

El mercado que se pone en la plaza del embarcadero tiene tres de las constantes que hacen de San Francisco una ciudad entrañable: hermosa arquitectura, vistas de la bahía y esa obsesión de los californianos por la alimentación orgánica y los ingredientes de primera.
Me bajo del tranvía en las calles de Market y California, y el timbre del operador repica al tiempo que las campanadas marcan las diez en la torre del reloj. Esta torre de 73 metros de altura, inspirada en la catedral de Sevilla del siglo xii, es parte del Ferry Building, construido a fines del siglo xix en la Plaza del Embarcadero, el corazón del puerto de San Francisco y un punto de contacto con el resto del mundo.

Ahora los buques de carga ya no pasan por aquí. En cambio, la plaza es el punto de reunión de quienes se mueven entre San Francisco y el condado de Marin, donde se encuentran los lujosos distritos residenciales que están al otro lado del Golden Gate, lo cual le ha permitido desarrollar una vocación más bien epicúrea. Desde que se terminó de restaurar el edificio en 2004, adentro se congregan locales de los más exquisitos panes, quesos, hongos, aceites, vinos y caviares y, afuera, los jueves y sábados se instala un mercado de hortalizas, flores y productos frescos traídos directamente de las granjas locales. Es mucho más que el sitio para pedir un croissant y un café antes y después de tomar el ferry: es el sitio para reunirse a comer las legendarias salchichas de Aidells (www.aidells.com) en un día de resaca, para tomar el brunch del sábado y, por supuesto, abastecer las despensas con lo mejor.

Afuera: de la granja directo a la plaza
Antes de llegar al mercado está la plaza Justin Herman. Al acercarse, la fresca brisa de la bahía permite recuperarse del árido sol. Ahí está el mercado de artesanías, donde pintores, fabricantes de velas, sopladores de vidrio y acupunturistas hablan suavemente sobre el sonido del agua que cae en cascada de la moderna y angular fuente Vaillancourt. Están también la extensa isla para peatones, el Bay Bridge a lo lejos, visible a través de las palmeras, un cantante de blues y un guitarrista entonando una canción titulada There Goes My Baby, posiblemente refiriéndose al ferry que está por partir. Enfrente, la recién renovada entrada del Ferry Building, sostenida por seis pares de columnas corintias, y rodeada de puestos de frutas orgánicas, de flores y muchas sombrillas verdes y blancas esparcidas en la acera manchada de sombra.

Tan pronto me acerco a la entrada, Carl Rosato, el jovial y bronceado propietario de Woodleaf Farm (woodleaffarm@sbcglobal.net), me pasa una rebanada del durazno más delicioso que pueda imaginarse. “Los recogimos ayer ya maduros, así que sólo tienen un día”, me dice mientras me paso la lengua por los labios, y luego hace una pausa enfática: “Ponemos mucho cuidado en fertilizar orgánicamente nuestra tierra, por eso nuestros duraznos tienen tanto sabor”.

Mientras pruebo las distintas variedades de tomates orgánicos, todos generosamente espolvoreados con sal de romero fresco, el dueño de Eatwell Farms (www.eatwell.com), que se presenta sencillamente como Nigel, me cuenta su historia. Nacido en Leicester, Inglaterra, Nigel ha estado en Dixon, California, desde 1998 cultivando productos orgánicos. “Los tomates los cultiva un equipo de mexicanos increíblemente dedicados, es un trabajo que requiere mucho cuidado. Hay que seleccionar estos tomates en la etapa precisa. No es un trabajo mecánico.”

California produce más de la mitad de las frutas, nueces y verduras de Estados Unidos. En la última década, la tendencia ha sido la agricultura orgánica y sustentable, que busca proteger los recursos naturales no sólo desde un punto de vista ambiental, sino también social. Así, la agricultura orgánica contribuye al bienestar de una multitud de trabajadores, que trabajan en mejores condiciones, y plantan y recogen en campos sin pesticidas.
En la Bay Area (área de la Bahía), que comprende las ciudades de San Francisco, Oakland, Berkeley y San José, se puede encontrar casi cualquier cosa cultivada orgánicamente: frutas, verduras, nueces, pero también café, trigo, cacao y vino. Como los duraznos de Carl, los tomates de Nigel fueron recolectados el día anterior.

Además, muchas de las granjas pueden visitarse, como Green Gulch Farm (T. (415) 383 3134; www.sfzc.org/ggfindex.htm), la granja orgánica de uno de los templos del San Francisco Zen Center, que ofrece cursos y le surte sus productos a Greens (Building A, Fort Mason Center; T. (415) 771 6222; www.greensrestaurant.com), el renombrado restaurante vegetariano de San Francisco. O The Philo Apple Farm (T. (707) 895 2333; www.philoapplefarm.com) que además de vender sus jugos, chutneys, sidra y vinagre de manzana, ofrece cursos de cocina y hospedaje en tres hermosas cabañas.

El mercado bulle de gente pero, un poco más lejos, los que no están comprando descansan en mesas a la intemperie mientras disfrutan de su comida en el Ferry Plaza Seafood o el Slanted Door, un restaurante de comida fusión vietnamita. Los vendedores rumoran en paz alrededor de la plaza, debajo de la estatua de Mahatma Gandhi. Se asa carne en el Hayes Street Grill, se envuelven tamales y se empacan jitomates en Eatwell Farms.

Embarcadero ferry building: provisiones para llevar
Sólidamente asentado en la orilla oeste del continente y en el extremo de Market Street que toca la bahía, el Ferry Building del Embarcadero, toda una referencia histórica de la Costa Oeste, puede verse unas cuadras abajo de las concurridas calles del Distrito Financiero con su torre del reloj marcando el paso del tiempo.

Se inauguró en 1898 como el principal punto de transporte público del área de la bahía, conectando la parte este y la Marina con la ciudad. Durante la década de los años treinta, antes de la construcción de los puentes Bay Bridge y Golden Gate Bridge, el Ferry Building veía unos 250 mil pasajeros por día. Arthur Page Brown, un joven arquitecto, diseñó la estructura de acero de más de 200 metros de largo —el edificio sobre el agua más grande del mundo en esos tiempos— sobre unos cimientos que han sobrevivido dos terremotos y que actualmente sirven de soporte al nuevo edificio.

El edificio tuvo que renovarse tras la desaparición de la autopista elevada del Embarcadero luego del terremoto de Loma Prieta en 1989, y los trabajos se terminaron en 2004. La nueva estructura, diseñada para reflejar la original, cuenta con seis mil metros cuadrados de mercado en el primer piso y 16 mil metros cuadrados en el segundo y tercer piso para espacios de oficina. Gracias al trabajo de Wilson Meany Sullivan y Equity Office, el edificio ha recuperado su majestuosidad como uno de los grandes distintivos de San Francisco.

Aunque hoy en día los enormes buques de carga utilizan más bien los puertos de Oakland, el Embarcadero sigue siendo el centro de transporte que canaliza a los pasajeros en una agradable área pública en cuyos dos pisos, iluminados por el cielo, se repiten los arcos interiores.

Adentro del edificio, compradores y vendedores caminan en todas direcciones, y ninguno sale de ahí sin haber probado —y comprado— alguno de los sabrosos quesos en la Cowgirl Creamery (T. (415) 362 9354; www.cowgirlcreamery.com), que tiene una increíble selección de quesos frescos con muestras para probar, muchos con nombres locales como Mt. Tam —la hermosa colina de Marin— y Red Hawk (aunque recomiendo el Mobier y el Tome de Boudanne), o una muestra microscópica del caviar de la región en Tsar Nicoulai (T. (415) 543 3007; www.tsarnicoulai.com), que tiene una selección completa de caviar local e importado, incluidas las variedades de Oserta de California y Beluga Imperial. También tiene una barra para degustar y tomar vodka, y ser visto en el intento.

Wine Merchant (T. (415) 391 9400; www.fpwm.com) tiene una de las mejores selecciones de vinos en San Francisco y una docena de mesas altas para sentarse a probarlos. Los aceites de oliva de Sciabica’s (T. (209) 577 5067; www.sciabica.com) son toda una institución, y Kingdom of Herbs (www.kingdomofherbs.com) es un hierbero con estándares californianos: albahaca, eneldo, lavanda, verbena, toronjil, orégano, perejil, salvia, estragón, tomillo… lo que se le ocurra, todo orgánico.

El fuerte de Scharffen Berger Chocolate Maker (www.schaffenberger.com) es algo realmente californiano: chocolate para vegetarianos estrictos —que no consumen lácteos— elaborado con semillas de cacao, vainilla entera, lecitina de soya y azúcar blanca refinada. Esta última, por cierto, es un ingrediente controvertido, debido al carbón de origen animal que se utiliza en su separación.

Al salir del edificio hacia los muelles, veo un ferry Blue and Gold que llega de Larkspur y pienso en el sol de California, el color azul de la bahía, los granjeros unidos, y por un momento la estatua de Gandhi cobra otro sentido.

Tres infalibles para quedarse a comer
Slanted Door
T. (415) 861 8032
www.slanteddoor.com
Lunes a domingos de 11 a 14:30 horas
para la comida, servicio de té
de 14:30 a 17:30 horas,
y cenas de 17:30 hasta 22 horas

Con vista a la bahía y a la terminal del ferry, el nuevo local de Slanted Door tiene espacio para 150 personas y una barra que abarca todo el lugar. El restaurante de fusión vietnamita está en auge desde que abrió a principios de los noventa en la calle Valencia y es conocido por sus trastes de barro.

Ferry Plaza Seafood
T. (415) 274 2561
www.ferryplazaseafood.com
Martes y miércoles de 10 a 19 horas,
jueves y viernes hasta las 20 horas,
sábados de 7 a 18 horas
y domingos de 10 a 17 horas

Adornado con una barra de mármol italiano, el Ferry Plaza Seafood se jacta de sus vistas panorámicas, su sushi y sus mariscos frescos.

Hayes Street Grill
T. (415) 863 5545
www.hayesstreetgrill.com
Abierto para la comida de lunes
a viernes de 11:30 a 14 horas,
y diario para la cena a partir de
las 17:30 horas

Un clásico de San Francisco ubicado al lado de la bahía. Pruebe sus nuevos platillos: almejas a la española y mero de Alaska en una romesco de pimientos rojos, azafrán y almendras. Ferry Plaza Farmers Market www.ferryplazafarmersmarket.com Sábados de 10 a 14 horas y jueves de 16 a 20 horas
  • Páginas
  • 1
Hyatt

¿Qué hay de nuevo?

Octubre 2014

Encuentros culinarios, ferias de arte, conciertos y hasta una fiesta fuera de lo común en Tailandia, estos son los eventos que te recomendamos para este mes.
22/09/14

Septiembre 2014

Ha llegado el mes de la moda y las tendencias. Te sugerimos algunos de los eventos más importantes que marcarán la pauta del 2015.
26/08/14

Fin de semana Express

Un plan de último momento, para los que quieran escaparse y festejar con tequila en mano. Y no cualquier tequila…
11/09/14

  • ILTM Cannes 2014
  • Virtuoso español