Bruselas: donde las historietas son obras de arte
Fotografía de John Brunton

Bruselas: donde las historietas son obras de arte

En Europa, Tintín y otros personajes de las tiras cómicas belgas son objeto de un fanatismo que trasciende generaciones. Lo más probable es que la popularidad de esta obra cúspide del caricaturista Hergé arrase de nuevo en el continente americano cuando salgan las series que Steven Spielberg está por filmar. Pero mientras eso sucede, el arte de las historietas nos sirve aquí como excusa para explorar la hermosa ciudad de Bruselas en varios de sus aspectos más creativos.
MIENTRAS QUE LA MAYORÍA DE LA GENTE alrededor del mundo asocia las caricaturas y las historietas con personajes de Disney como Mickey Mouse o el pato Donald, las tiras cómicas de Snoopy y Charlie Brown o el indomable Garfield, en Europa las historietas, o BD (acrónimo de bande dessinée, tira cómica en francés, que se pronuncia “bedé”), son cosa seria. Y la capital indisputable de este medio, por lo general mucho más surrealista, absurdo y a menudo político, es la ciudad de Bruselas.

Muchos conocen a Tintín, el intrépido periodista creado por Hergé, pero hay además un universo entero de personajes raros y maravillosos que quienes viajen a Bruselas podrán descubrir: el vaquero lacónico Lucky Luke y sus ruines enemigos, los hermanos Dalton; Marsupilami, un extraño animal saltarín imaginario; los Pitufos —conocidos ahí como Schtroumpfs— y unos “muy ingleses” detectives, Blake y Mortimer.

La ciudad, de hecho, se enorgullece de tener su propio Museo del Cómic, establecido en un edificio espléndido diseñado por Victor Horta, uno de los grandes maestros del modernismo. Y no es ninguna sorpresa que, tras haberle dado al mundo las maravillosas pinturas surrealistas de René Magritte, Bruselas haya bautizado el trabajo de los humildes creadores de historietas como “El Noveno Arte”.

La “ruta de la BD” puede ser una simple excusa para conocer Bruselas, aunque habrá quien la considere una verdadera peregrinación, ya que incluye veinte murales gigantes de famosos personajes de las tiras cómicas locales, así como una serie de librerías especializadas que son una mina de oro tanto para coleccionistas de libros y revistas clásicas de BD, como para quienes buscan simplemente las historietas políticas y sociales de vanguardia que caricaturizan a personajes como Nicolás Sarkozy y George Bush, y retoman asuntos sensibles como el cambio climático, el calentamiento global, el racismo y el terrorismo.

MONITOS DE TODOS TAMAÑOS

El mejor punto de partida para conocer el universo de la BD es una visita al Museo del Cómic, o “Centro belga para el Arte de la Historieta”, como se le conoce. Sus salas están plagadas de divertidas estatuas de héroes de las caricaturas, hay un coche Citroën maltratado, y una copia del “cohete a la luna” de Tintín. Una excelente galería explica, de la A a la Z, el momento en que artista y guionista conceptualizan la historieta, cómo se hacen los bocetos en blanco y negro, cómo los diseñadores gráficos los organizan en tiras y los pasos en que los pintores colorean con técnicas que van de la acuarela hasta las plumas con punta de fieltro e incluso puntas afiladas de cerillos quemados.

Otra galería representa la historia de la historieta, desde sus humildes principios en Estados Unidos a fines del siglo XIX, cuando fue creada por los periódicos dominicales como un novedoso instrumento de venta (los lectores compraban las sucesivas ediciones semanales para seguir “las interesantes aventuras de...”). Luego se detiene en las décadas de 1920 y 1930, cuando se lanzaron en Bélgica en los periódicos semanales dedicados exclusivamente al Noveno Arte (que ahora son objeto de culto): Spirou, la revista de Tintín, y Pilote. Y finaliza con el boom de hoy, en el que Bruselas probablemente sea la ciudad con la proporción más grande de artistas dedicados a las historietas en el mundo.

Hay por supuesto una sección entera del museo dedicada a Tintín, donde pueden apreciarse los cambios en los dibujos de Hergé a través del tiempo, así como la creciente sofisticación de sus temas, como Tintín y los Pícaros o Tintín en el Tíbet.

La mayor parte de los dibujos originales para historietas se arrojan al cesto de la basura una vez que se imprimen. Sin embargo, el centro ha logrado reunir una colección de más de siete mil dibujos originales. Como son frágiles y no pueden exponerse a la luz del día por demasiado tiempo, su exhibición se rota en el Espace Saint Roch. Y siempre hay una exposición temporal: la más grande de 2008 será “Pitufos para todos, todos para los Pitufos” (18 de junio al 16 de noviembre), ya que los personajes azules están cumpliendo 50 años.

La ruta de los cómics es tan divertida para los adultos como para los niños; todos siempre se quedan con algo. Se puede hacer por cuenta propia —una gran manera de descubrir las calles y zonas ocultas de Bruselas— o en un recorrido de los que organiza el Centro de Historietas. Sea como sea, algunos murales tienen que ser vistos a como dé lugar: uno es el que representa un atraco bancario de Lucky Luke (calle de la Buanderie); otro el de Cubitus (Rue de Flandre), un travieso perro blanco que quita la estatua del famoso Manneken Pis de su pedestal y posa él mismo orinando.

Por el mercado de Jeu de Balle, en la Rue des Capucins, hay un mural de dos personajes poco conocidos de Hergé, Quick y Flupke, y un segundo que representa dos héroes políticamente incorrectos de 1930, Blondin y Cirage, uno de los cuales es un negro caricaturizado.

Y para los que quieran comprar, si bien es cierto que “la Cueva de Aladino” del Centro de Historietas parece vender cualquier ejemplar imaginable del género, hay una serie de librerías especializadas esparcidas por toda la ciudad. La que no hay que perderse es la colorida Brüsel, que es mitad librería y mitad galería de historietas originales, y organiza eventos semanales con autores de BD de todo el mundo, incluyendo a Tony Sandoval de México. Muy cerca están dos excelentes tiendas de segunda mano, Little Nemo, llamada así en honor al primer dibujo animado, de Winsor McCay, y Le Dépot, punto de encuentro de coleccionistas que compran y venden sus BDs desde hace más de 50 años. Y quienes quieran llevarse algún recuerdo de la obra de Hergé, podrán encontrar todo lo imaginable en la Boutique de Tintín.

Por último, no se olvide de caminar en el barrio bohemio de Marolles, donde cada mañana, la plaza Jeu de Balle se convierte en un mercado de pulgas, con vendedores de libros que ofrecen lo mismo copias de los años cincuenta del Diario de Tintín, que clásicos de Mickey Mouse, revistas desteñidas de Spirou, manga moderna, ciencia ficción e historietas eróticas.

*Traducción de Wendy Karina Sánchez



GUÍA PRÁCTICA


PARA BUSCADORES DE BD


CENTRE BELGE DE LA BANDE DESSINÉE
20, Rue des Sables
T. 32 (2) 219 1980
www.comicscentre.net
De martes a domingo de 10 a 18 horas. Entrada general: 7.50 euros.


LIBRERÍA BRÜSEL
100, Boulevard Anspach
T. 32 (2) 511 0809
De lunes a sábado de 10:30 a 18:30, domingos de 12:30 a 18:30 horas.
www.brusel.com


LIBRERÍA DE SEGUNDA MANO LITTLE NEMO
25, Boulevard Lemonnier
T. 32 (2) 514 6804


LIBRERÍA DE COLECCIONISTAS
LE DÉPOT
108, Rue du Midi


BOUTIQUE DE TINTÍN

13, Rue de la Colline
www.tintin.com



DÓNDE DORMIR

Apenas a últimas fechas la escena hotelera de Bruselas se ha puesto a la altura de la ciudad. ¡Pero de qué forma! Tan sólo en el último año ha surgido una serie de hoteles de diseño fresco e interesante, que por lo demás ofrece muy buenos precios los fines de semana. Al mismo tiempo, los residentes locales han empezado a ofrecer elegante alojamiento tipo Bed & Breakfast en sus propios hogares. A continuación nuestros ejemplos favoritos.

THE DOMINICAN
9, Rue Léopold
T. 32 (2) 203 0808
www.thedominican.be
Habitaciones: 425 euros los di´as laborables; 150 los fines de semana.


Sus arquitectos usaron gran parte del diseño original de la abadía del siglo XV en que se encuentra: el patio interior es ahora terraza y jardín, mientras que el gran salón de la entrada, con su alta bóveda, ha sido transformado en un imponente lounge, bar y restaurante. La red inalámbrica y uso del minibar están incluidos en la tarifa, al igual que la biblioteca de videos, el té y el café.

BE MANOS
23-27, Square de l’Aviation
T. 32 (2) 520 6565
www.bemanos.com
Habitaciones: 380 euros los di´as laborables; 180 los fines de semana.


El barrio donde está ubicado, muy cerca de la estación Eurostar Gare du Midi, es de reputación dudosa. Sin embargo, be Manos lo compensa al haberse convertido en la dirección de moda de la ciudad en este momento. Su diseño minimalista pone a competir al predominante negro con drásticas paredes color verde limón, muebles dorados y plateados y brillantes candelabros de cristal. Tiene también un restaurante gourmet, lounge, bar y terraza para cocteles a la hora del atardecer.

PACIFIC HOTEL

57, Rue Antoine Dansaert
T. 32 (2) 213 0080
www.hotelcafepacific.com
Habitaciones desde 189 euros.


Para cualquier interesado en la moda y el diseño, la calle Antoine Dansaert es el corazón de Bruselas, y los dueños del Pacific Hotel tuvieron a este tipo de clientela en mente cuando restauraron un gran bloque de departamentos, y mezclaron mobiliario art nouveau con el decorado minimalista del diseñador francés Marc Humblet. En la planta baja están el bar y restaurante, que por el momento frecuentan más los huéspedes que los diseñadores locales, quienes aún no parecen haberlo acogido en su corazón.

L’ART DE LA FUGUE
38, Rue de Suède
T. 32 (0) 47869 5944
www.lartdelafugue.com
Habitaciones desde 72 euros.


A dos minutos a pie de la estación de Eurostar, éste es probablemente el mejor Bed & Breakfast para dormir en Bruselas. Los dueños viven en la planta baja de esta inmensa casa y han creado cinco espaciosos cuartos para huéspedes, cada uno nombrado en honor a una película, y decorado en un estilo diferente. “Farinelli” es una colección de antigüedades barrocas, “Indochine” está lleno de muebles rojos de laca, mientras que “Absolutely Fabulous” es un tesoro del decorado kitsch de los años setenta. Los huéspedes pueden usar una cómoda sala con sillones de cuero, chimenea y computadora, y saborear croissants recién horneados por la mañana, servidos en un salón acondicionado como carpa.

CHAMBRES EN VILLE

19, Rue de Londres 19
T. 32 (2) 512 9290
www.chambresenville.be
Habitaciones desde 70 euros.


Este B&B es un dato fundamental para los interesados en el diseño contemporáneo. Philippe Guilmin es un conocido artista y diseñador de interiores, y Chambres en Ville es mitad una obra de arte, decorada con sus propias pinturas y frescos estilo trompe-l’oeil, y mitad set de diseño tomado directamente de las páginas de una revista. El mejor cuarto a reservar es “La Vie D’Artiste”, aunque sea por su baño.

El dueño vive y pinta en la parte posterior de la casa, y consiente a sus huéspedes por la mañana con sus mermeladas caseras y sus magníficas recomendaciones sobre restaurantes, compras y acontecimientos culturales.


DÓNDE COMER


HEROINES
18, Place du Chatelain
T. 32 (477) 20 1688


Esta galería dedicada a los cómics se convertirá este verano también en restaurante y lounge. Así que prepárese para que le traigan sus tapas y copas de vino entre dibujos originales, sofás de cuero y sillones de terciopelo.

COSPAIA
1, Rue Capitaine Cospaia
T. 32 (2) 513 0303
www.cospaia.com
Lunes a jueves de 12 a 14:30 horas y de19 a 22:30; viernes hasta las 24 horas; sábados de19 a 24, domingos hasta las 22:30 horas.
Menú de degustación, 40 euros.

En uno de los barrios más elegantes de la ciudad, este sitio ocupa un hermoso edificio barroco, acondicionado por el vanguadista diseñador Marcel Wonterinck para servir de marco a platillos como los ravioles de langosta en un caldo perfumado con jazmín y té verde, o el filete de cordero asado y polenta líquida.

RESOURCE

164, Rue du Midi
T. 32 (2) 514 32 23
www.restaurantresource.be
Martes a viernes de 12 a 14:30 horas y de 19 a 22; sábados de 19 a 22 horas.
Entre 20 euros (a la hora de la comida) y 65 euros (el menú Slow Food).

Este sitio casi funge como la sucursal de la corriente de slow food en Bruselas. Sus dueños, el chef Christian Baby Yumbi, originario del Congo con un amplio entrenamiento entre las estrellas parisinas, y su esposa Sarah Alewaters, se encargan de agasajar a los comensales con platillos como la macarela con mayonesa de alcachofa y polvo de ajo, o el “rodaballo cocido a los 53 grados”, sobre una cama de laurel y cáscara de naranja, rosas y caracoles de Namur. Todo en un sobrio comedor cuyo muro de ladrillos expuestos sirve para exponer obras de arte moderno.
  • Páginas
  • 1
Hyatt

¿Qué hay de nuevo?

Septiembre 2014

Ha llegado el mes de la moda y las tendencias. Te sugerimos algunos de los eventos más importantes que marcarán la pauta del 2015.
26/08/14

Fin de semana Express

Un plan de último momento, para los que quieran escaparse y festejar con tequila en mano. Y no cualquier tequila…
11/09/14

¿Algo de la maquinita?

La cadena de hoteles Marriott lanzó su primer proyecto para viajeros pensado por un viajero.
10/09/14

  • Gallery Weekend México
  • ILTM Américas
  • Virtuoso español