Cinco hoteles en Buenos Aires

Fotos de Félix Busso
Cinco hoteles en Buenos Aires
Dime qué te gusta y te diré dónde dormir en Bs. As.
Junio 18, 14
Fotografías por:

1. El hostel con onda: Art Factory

Piedras 545, San Telmo
www.artfactoryba.com.ar

Como indica su nombre, este hostel es una suerte de galería de arte, una casona adornada con pinturas, stencils y  grafitis que recuerdan lo mejor del arte callejero de Buenos Aires. Cada habitación (entre 14 y 58 dólares) tiene su particular estilo, estridente y original, y en su bar suelen haber shows de stand-up o dj invitados.

2. El de barrio: Querido Buenos Aires

Juan Ramírez de Velazco 934,Villa Crespo. www.queridobuenosaires.com

Un bed & breakfast sencillo pero acogedor, con ambientes luminosos, muebles vintage y atención amigable, montado en una típica casona vieja de Villa Crespo, un barrio tradicional que en los últimos años sumó propuestas gastronómicas interesantes. Los cuartos cuestan entre 127 y 132 dólares e incluyen desayuno casero.

3. El boutique: Cabrera Garden

Cabrera 5855, Palermo

www.cabreragarden.com

No es un hotel, aclaran los dueños, sino una “casa de huéspedes” (sólo tiene tres habitaciones, que van de 145 a 250 dólares). La casa, de principios del siglo pasado, fue remodelada y decorada con espíritu barroco. El plus: queda en pleno Palermo Hollywood, el barrio cool.

4. El de diseño: Mío Buenos Aires

Av. Quintana 465, Recoleta

www.miobuenosaires.com

Un hotel de vanguardia en Recoleta, con muebles de diseño y pequeños detalles de lujo en cada habitación, como cafeteras Nespresso y mats de yoga. Las puertas hechas con viejas barricas de vino y las bañeras de madera talladas en una sola pieza son íconos del hotel, que ofrece habitaciones desde 363 dólares.

5. El lujoso: Palacio Duhau Park Hyatt Buenos Aires

Av. Alvear 1661, Recoleta
buenosaires.park.hyatt.com

Elegante y suntuosa, esta casona originaria de 1934 fue, hasta muy poco, una residencia privada. Tiene bellas terrazas y jardines y su propia galería de arte, El Paseo de las Artes. No hay nada más aristócrata que tomar el té en la terraza de este palacio de otro tiempo.