Conoce el proyecto Chronogram de Vacheron Constantin

Conoce el proyecto Chronogram de Vacheron Constantin
El 17 de septiembre de 1755, el joven Jean-Marc Vacheron, de 24 años, se convirtió en el principal maestro relojero ginebrino y en poco tiempo estableció la manufactura relojera más antigua del mundo: Vacheron Constantin. Desde entonces existen más de 350 documentos con la historia de la Casa.     
Marzo 10, 17
Fotografías por:

El 17 de septiembre de 1755, el joven Jean-Marc Vacheron, de 24 años, se convirtió en el principal maestro relojero ginebrino y en poco tiempo estableció la manufactura relojera más antigua del mundo: Vacheron Constantin. Desde entonces existen más de 350 documentos con la historia de la Casa. 

 

 

Bajo la premisa de que hay mucho que aprender sobre la casa, nace una iniciativa  educativa que construye un viaje en el tiempo. Julien Marchenoir, director de estrategia y herencia de marca de Vacheron Constantin, nos platicó en el Salón Internacional de Alta Relojería en Ginebra acerca de Chronogram. Un proyecto que se dedica a darle significado a 260 años de documentación y así crear un vínculo entre los clientes y la historia de la marca. 

 

 

Después de varias pláticas, decidieron asociarse con dos laboratorios especialistas en innovación digital, para desarrollar tres dispositivos de realidad virtual. Su función fue convertir la información del pasado en una experiencia de consulta que intensifica la sensación de realidad. Acertaron con un gran equipo, pues han dedicado su expertise en sostener el valor de los datos y darles vida en un sistema digital. 

 

 

 

 

El elegante diseño de estos dispositivos está inspirado en el arte de la máscara, los cascos de esgrima y unos binoculares panorámicos. “Cuando tienes un patrimonio tan rico como el de Vacheron Constantin es natural querer explotarlo y usar toda esa información del pasado para reinventar el futuro”, menciona Julien. 

 

 

 

 

Con este proyecto, Vacheron Constantin conecta dos mundos: el real y el virtual. Al conocerlo, uno se olvida de que tiene un dispositivo en la cabeza o unos lentes puestos, y deja a un lado la tecnología para sumergirse en la importancia de la historia de la empresa. 

 

 

 

 

Para Julien Marchenoir, el sistema de información que contiene el proyecto Chronogram está abriendo horizontes y rompiendo fronteras en el conocimiento para futuras generaciones.