3 días de paseo por Puebla

3 días de paseo por Puebla
Maneja el nuevo Audi A3 Sedán. Aquí te proponemos una ruta llena de museos, restaurantes y libros.  
Diciembre 9, 16
Fotografías por: Cortesía

 

Audi A3 Sedán 2017 cuenta con uno de los motores más poderosos de su categoría. Y así lo comprobamos durante tres días en Puebla, una ciudad que combina a la perfección la modernidad y lo clásico.

 

 

 

Justo como un Audi. Su motor turbo tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en tan sólo 6.8 segundos, lo que lo convierte en el más poderoso de su categoría. Tiene asientos de piel, una cajuela espaciosa y un sistema de sincronización con teléfonos móviles y, de manera opcional, el Audi smartphone interface, que conecta los celulares mediante Apple Car Play y Android Auto, y que puedes adquirir opcionalmente. Este programa despliega información en la pantalla central de siete pulgadas, así que estarás bien conectado. 

 

 

 

 

En Travesías probamos este nuevo Audi A3 Sedán por las calles de Puebla. Recorre con nosotros los mejores museos y restaurantes para un fin de semana diferente. 

 

 

 

 

VIERNES

La distancia entre la Ciudad de México —el punto de partida de nuestra ruta— y Puebla es de cerca de 150 kilómetros. Salimos muy temprano por la mañana, de modo que evitamos el tránsito tan común y pesado de fin de semana. Esto nos permitió, también, apreciar el motor del A3 Sedán 2.0 Turbo fsi, que tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en tan sólo 6.8 segundos, lo que lo convierte en el más poderoso de su categoría.

 

 

La gastronomía de Puebla se considera una de las mejores de México y el mundo. Su platillo insignia, el complejo chile en nogada, entre otras delicias, la ha colocado en el firmamento de las cocinas internacionales. Así que decidimos seguir este recorrido en una mesa de Moyuelo, uno de los restaurantes más populares en la ya de por sí vibrante escena culinaria poblana. Es un local neorrústico con un balcón que tiene vista a la avenida Juárez (una de las más importantes del centro poblano) y un ambiente relajado, entre platillos creativos, cemitas gourmet y cocteles de mezcal. Sí, dijimos cemitas, una reinterpretación de otro clásico de Puebla. Nosotros probamos la de pork belly confitado, la de portobello y la de pato confit, la especialidad de la casa, que lleva pera rostizada, rábano encurtido y verdolagas.

 

 

SÁBADO

El A3 Sedán podría parecer un auto deportivo —que lo es—, pero también es para la familia. Para el día dos nos decidimos por una opción más familiar y cultural: la Biblioteca Palafoxiana, considerada la primera biblioteca pública del continente americano. Su historia se remonta a 1646, cuando el entonces obispo de Puebla, Juan de Palafox y Mendoza —de ahí su nombre—, decidió donar su biblioteca particular, compuesta por unos cinco mil libros, a los colegios de San Pedro y San Juan, con la condición de que cualquier persona tuviera acceso a las obras. 

 

 

 

Ya entrados en temas culturales, ahora tomamos rumbo hacia el flamante Museo Internacional del Barroco, inaugurado apenas en febrero de 2016. Obra del reconocido arquitecto japonés Toyo Ito (ganador del Premio Pritzker de arquitectura 2013), este recinto reúne las obras más importantes del movimiento barroco —y neobarroco— mundial, en exposiciones permanentes como “El nuevo orden de los tiempos: pintura y escultura” y “Las alegorías del saber: letras y ciencias”, entre otras. No pierdas de vista la fuente de agua “invertida”. 

 

 

 

Ese día, por la tarde, terminamos con el recorrido cultural en Profética, Casa de la Lectura, ubicada en el centro histórico de Puebla. Además de un gran surtido de libros, este lugar —que por cierto vende todos los productos de Travesías Media— se distingue por organizar ciclos de cine, pláticas y talleres literarios.

 

 

 

 

DOMINGO

Ya casi partimos, pero teníamos que hacer una última parada en el restaurante del hotel boutique Casa Reyna, uno de los más reconocidos en Puebla por su reinterpretación de la cocina tradicional mexicana, sin dejar el sabor casero. 

 

 

 

 

Aquí nos recomendaron el mole de caderas, que sólo se sirve en otoño y cuya preparación es una tradición que se remonta a la época virreinal. Originario de Tehuacán, Puebla, el platillo está hecho a base de carne de chivo —generalmente de la parte del espinazo—, que fue alimentado sólo con sal y hierbas del lugar 12 semanas antes de ser sacrificado, de ahí el sabor tan característico de su carne.

 

Después del festín en Casa Reyna es tiempo de regresar a la Ciudad de México, con la plena confianza de que el camino sería igual de placentero que nuestra estancia en Puebla. Y seguro, también. Además de las bolsas de aire frontales y laterales, el Audi A3 Sedán ofrece luces delanteras y traseras led con intermitentes dinámicas, para que no pierdas visibilidad aun en las noches o en la niebla. A su vez, como equipo opcional ofrece el Audi Side Assist, que incluye cross traffic assist. 

 

 

 

Así terminamos nuestro fin de semana y ya estamos ansiosos por explorar el próximo destino. Claro, a bordo de un Audi A3 Sedán 2017.

 

Para más información, visita www.audi.com.mx