8 cocinas imperdibles en Chicago

8 cocinas imperdibles en Chicago
Además de pizza y hot dogs sin catsup, este destino ofrece gastronomía de todos los rincones del mundo. 

Big Star — El mexicano

Dónde: Wicker Park,  uno de los lugares más hipsters de la ciudad, donde siempre está pasando algo.

Concepto: Es un bar–restaurante inspirado en el concepto sureño del Honky Tonk. Para tomar hay cervezas, tequilas y whisky y para comer, recetas callejeras mexicanas.

La concurrencia: Aquí verás a gente de los más distintos colores y edades. 

Qué pedir: El taco al pastor es increíblemente bueno; los de panza y pescado no se quedan atrás. Lo mejor son las salsas, verdaderamente mexicanas. Cada día de la semana ofrecen un shot de whisky distinto por 3 dólares.

¿Y después? Sólo hay que cruzar la calle para disfrutar de uno de los mejores bares de coctelería de la ciudad: The Violet Hour. Ojo, porque la puerta es muy discreta y puede pasar desapercibido. 

 

Farmhouse — El de campo

Dónde Muy cerca del Magnificent Mile, este local es perfecto para ir a cenar con amigos. Se puede llegar caminando desde Michigan Ave.

Concepto Una taberna moderna para probar productos y bebidas locales. Desde los ingredientes de los platillos hasta las cervezas, todo es artesanal y se hace en Chicago o en los alrededores de la ciudad.

La concurrencia Parejas y grupos, adulto contemporáneo que le llaman. 

Qué pedir El medio pollito “amish” (preguntamos qué quería decir el término pero no logramos entenderlo) es delicioso y también hay que probar la deliciosa hamburguesa, con unas papas buenísimas.

¿Y después? Se puede ir caminando hasta Pops for Champagne (601 N State Street), un bar especializado en las burbujas. Sólo hay que caminar hacia el este por Chicago Ave y bajar por State. 

 

Tanta — El peruano

Dónde En una zona céntrica, en un edificio recién remodelado y con una terraza increíble, aunque, eso sí, durante los meses de inverno es imposible salir a disfrutar la vista.

Concepto Se trata de un concepto del chef Gastón Acurio. El menú es de inspiración peruana. Lo divertido es que aquí se mezclan platos del mar con otras recetas de carnes y verduras que no siempre hay en las cevicherías peruanas.

La concurrencia Aunque tenga un apellido tan famoso, el ambiente es relajado y los comensales también. 

Qué pedir Los obligatorios son las causas, los tiraditos y los ceviches. Hay que probar el arroz con pato, el chaufa aeropuerto y el festín de comida callejera. 

¿Y después? La coctelería de la casa es muy buena, vale la pena hacer sobremesa y probar algunas de sus creaciones. Ofrecen un menú de degustación de pisco para los aventureros. 

 

The Purple Pig — Del Mediterráneo

Dónde: En pleno centro de la ciudad, escondido en un callejón sobre North Michigan Ave. Durante el verano tiene una terraza muy agradable, y generalmente, muy llena.

Concepto: Tapas. Hay tablas de quesos y de carnes frías pero lo mejor es ordenar los pequeños platos calientes. Las porciones son pequeñas pero ideales para una probadita. La carta de vinos es amplia y hay de todos los precios.

La concurrencia: El lugar está siempre a reventar y hay todo tipo de personas, niños incluidos. 

Qué pedir: La espalda de cerdo con puré de papa es deliciosa, los mejillones buenísimos, la burrata y las alcachofas, muy recomendables. Para los que gustan de sabores fuertes: taramosalata y el foie gras con membrillo.

¿Y después? Durante el día es un lugar más familiar, pero en la noche el mood cambia y se siente más como un bar. Uno puede instalarse en el bar o en las mesas altas a platicar por un buen rato.

 

Eleven — El norteamericano

Dónde Tienen dos locales, uno en el norte y otro al sur del loop, muy cerca de Grant Park.

Concepto Diner, ideal para un brunch de campeonato. El clásico lugar en donde la comida es espectacular y el personal podría regañarte en cualquier momento y por cualquier razón.

La concurrencia Mesas de todos los tamaños, y grupos de todo tipo. Eso sí, la cosa es democrática y todo el mundo espera pacientemente en la calle. 

Qué pedir Los buttermilk pancakes merecerían 3 estrellas. Y el plato de huevos con salmón cortado a mano, es una comida completa. El pastrami es especialmente bueno, casero y delgadito y desde luego, también hay hamburguesas y unos sándwiches más bien exagerados (en su tamaño e ingredientes). Para enfermitos, una sopa de pollo con matzo balls. 

¿Y después? Aprovechando el mood brunch, aquí sirven uno de los mejores Bloody Mary que hemos probado jamás. Servido en un gran vaso, así cualquiera se cura una cruda.

 

Giordanos — El italoamericano

Dónde En pleno Magnificent Mile, detrás del Peninsula Hotel.

Concepto Pizza al estilo Chicago, tal vez el platillo más famoso de la ciudad.

La concurrencia Hay muchos turistas, es cierto, pero también hay gente del barrio y locales. Las colas son verdaderamente infernales, la única manera de conseguir mesa es ir entre comidas. 

Qué pedir Chicago style pizza, no hay más. Son súper gruesas, y vienen rellenas. Recomendamos la de queso, que es más que suficiente, pero si son aventureros pepperoni y salchicha serían las opciones. Una pizza pequeña es perfecta para cuatro personas. 

¿Y después? Después no queda más que caminar, y caminar, y caminar. Éste es el momento ideal para recorrer toda Michigan Avenue.

 

Le Colonial — El vietnamita-francés

Dónde Muy cerca del barrio mejor conocido como Gold Coast y a pocos pasos del Magnificent Mile.

Concepto Indochina en un plato: el local mezcla los sabores clásicos de Vietnam con el espíritu francés. Es elegante y muy serio.

La concurrencia Por el aspecto elegante y los precios, la concurrencia suele ser más bien fancy. No es el tipo de lugar al que uno quiere llegar de tenis. 

Qué pedir Los nombres en el menú no dicen mucho (Ga Xao Xa Ot, Tom Xao Sate, Ga Xao Cari). Por eso es mejor confiar en el buen juicio de los meseros y dejar que ellos recomienden. Nosotros recomendamos el Bun Thit Nuong, un delicioso guisado de puerco sobre una cama de noodles.

¿Y después? Junto al restaurante hay una puertita, se llama Drawing Room y al bajar las escaleras uno descubre un gran bar con gran selección de cocteles y tragos. Perfecto para un post.

 

Shaw´s Crab House — Del mar

Dónde En el centro de la ciudad, y en pleno corazón de la movida nocturna.

Concepto: Un diner que es bar de ostras, sencillo y genial.

La concurrencia: del lado izquierdo del local se encuentra el restaurante formal pero a la derecha se abre el espacio del diner donde el público está relajado y vestido de cualquier manera. 

Qué pedir Ostras, desde luego. Hay tal variedad de ostras que el chef ofrece cada día una selección de las mejores. Es increíble descubrir lo distinto que puede ser el sabor entre unas y otras. Delicia que hay que acompañar con un buen vino blanco, por supuesto.

¿Y después? El local contiguo es uno de los mejores bares de la ciudad para escuchar jazz. Suele haber dos o tres bandas tocando y se puede pedir una mesa sólo para escuchar y tomar algunos tragos después de la cena.

 

 

8 cocinas imperdibles en Chicago
Además de pizza y hot dogs sin catsup, este destino ofrece gastronomía de todos los rincones del mundo. 
Junio 11, 14
Fotografías por:
Fotos de Matthew Gilson
Fotos de Matthew Gilson
Fotos de Matthew Gilson

Big Star — El mexicano

Dónde: Wicker Park,  uno de los lugares más hipsters de la ciudad, donde siempre está pasando algo.

Concepto: Es un bar–restaurante inspirado en el concepto sureño del Honky Tonk. Para tomar hay cervezas, tequilas y whisky y para comer, recetas callejeras mexicanas.

La concurrencia: Aquí verás a gente de los más distintos colores y edades. 

Qué pedir: El taco al pastor es increíblemente bueno; los de panza y pescado no se quedan atrás. Lo mejor son las salsas, verdaderamente mexicanas. Cada día de la semana ofrecen un shot de whisky distinto por 3 dólares.

¿Y después? Sólo hay que cruzar la calle para disfrutar de uno de los mejores bares de coctelería de la ciudad: The Violet Hour. Ojo, porque la puerta es muy discreta y puede pasar desapercibido. 

 

Farmhouse — El de campo

Dónde Muy cerca del Magnificent Mile, este local es perfecto para ir a cenar con amigos. Se puede llegar caminando desde Michigan Ave.

Concepto Una taberna moderna para probar productos y bebidas locales. Desde los ingredientes de los platillos hasta las cervezas, todo es artesanal y se hace en Chicago o en los alrededores de la ciudad.

La concurrencia Parejas y grupos, adulto contemporáneo que le llaman. 

Qué pedir El medio pollito “amish” (preguntamos qué quería decir el término pero no logramos entenderlo) es delicioso y también hay que probar la deliciosa hamburguesa, con unas papas buenísimas.

¿Y después? Se puede ir caminando hasta Pops for Champagne (601 N State Street), un bar especializado en las burbujas. Sólo hay que caminar hacia el este por Chicago Ave y bajar por State. 

 

Tanta — El peruano

Dónde En una zona céntrica, en un edificio recién remodelado y con una terraza increíble, aunque, eso sí, durante los meses de inverno es imposible salir a disfrutar la vista.

Concepto Se trata de un concepto del chef Gastón Acurio. El menú es de inspiración peruana. Lo divertido es que aquí se mezclan platos del mar con otras recetas de carnes y verduras que no siempre hay en las cevicherías peruanas.

La concurrencia Aunque tenga un apellido tan famoso, el ambiente es relajado y los comensales también. 

Qué pedir Los obligatorios son las causas, los tiraditos y los ceviches. Hay que probar el arroz con pato, el chaufa aeropuerto y el festín de comida callejera. 

¿Y después? La coctelería de la casa es muy buena, vale la pena hacer sobremesa y probar algunas de sus creaciones. Ofrecen un menú de degustación de pisco para los aventureros. 

 

The Purple Pig — Del Mediterráneo

Dónde: En pleno centro de la ciudad, escondido en un callejón sobre North Michigan Ave. Durante el verano tiene una terraza muy agradable, y generalmente, muy llena.

Concepto: Tapas. Hay tablas de quesos y de carnes frías pero lo mejor es ordenar los pequeños platos calientes. Las porciones son pequeñas pero ideales para una probadita. La carta de vinos es amplia y hay de todos los precios.

La concurrencia: El lugar está siempre a reventar y hay todo tipo de personas, niños incluidos. 

Qué pedir: La espalda de cerdo con puré de papa es deliciosa, los mejillones buenísimos, la burrata y las alcachofas, muy recomendables. Para los que gustan de sabores fuertes: taramosalata y el foie gras con membrillo.

¿Y después? Durante el día es un lugar más familiar, pero en la noche el mood cambia y se siente más como un bar. Uno puede instalarse en el bar o en las mesas altas a platicar por un buen rato.

 

Eleven — El norteamericano

Dónde Tienen dos locales, uno en el norte y otro al sur del loop, muy cerca de Grant Park.

Concepto Diner, ideal para un brunch de campeonato. El clásico lugar en donde la comida es espectacular y el personal podría regañarte en cualquier momento y por cualquier razón.

La concurrencia Mesas de todos los tamaños, y grupos de todo tipo. Eso sí, la cosa es democrática y todo el mundo espera pacientemente en la calle. 

Qué pedir Los buttermilk pancakes merecerían 3 estrellas. Y el plato de huevos con salmón cortado a mano, es una comida completa. El pastrami es especialmente bueno, casero y delgadito y desde luego, también hay hamburguesas y unos sándwiches más bien exagerados (en su tamaño e ingredientes). Para enfermitos, una sopa de pollo con matzo balls. 

¿Y después? Aprovechando el mood brunch, aquí sirven uno de los mejores Bloody Mary que hemos probado jamás. Servido en un gran vaso, así cualquiera se cura una cruda.

 

Giordanos — El italoamericano

Dónde En pleno Magnificent Mile, detrás del Peninsula Hotel.

Concepto Pizza al estilo Chicago, tal vez el platillo más famoso de la ciudad.

La concurrencia Hay muchos turistas, es cierto, pero también hay gente del barrio y locales. Las colas son verdaderamente infernales, la única manera de conseguir mesa es ir entre comidas. 

Qué pedir Chicago style pizza, no hay más. Son súper gruesas, y vienen rellenas. Recomendamos la de queso, que es más que suficiente, pero si son aventureros pepperoni y salchicha serían las opciones. Una pizza pequeña es perfecta para cuatro personas. 

¿Y después? Después no queda más que caminar, y caminar, y caminar. Éste es el momento ideal para recorrer toda Michigan Avenue.

 

Le Colonial — El vietnamita-francés

Dónde Muy cerca del barrio mejor conocido como Gold Coast y a pocos pasos del Magnificent Mile.

Concepto Indochina en un plato: el local mezcla los sabores clásicos de Vietnam con el espíritu francés. Es elegante y muy serio.

La concurrencia Por el aspecto elegante y los precios, la concurrencia suele ser más bien fancy. No es el tipo de lugar al que uno quiere llegar de tenis. 

Qué pedir Los nombres en el menú no dicen mucho (Ga Xao Xa Ot, Tom Xao Sate, Ga Xao Cari). Por eso es mejor confiar en el buen juicio de los meseros y dejar que ellos recomienden. Nosotros recomendamos el Bun Thit Nuong, un delicioso guisado de puerco sobre una cama de noodles.

¿Y después? Junto al restaurante hay una puertita, se llama Drawing Room y al bajar las escaleras uno descubre un gran bar con gran selección de cocteles y tragos. Perfecto para un post.

 

Shaw´s Crab House — Del mar

Dónde En el centro de la ciudad, y en pleno corazón de la movida nocturna.

Concepto: Un diner que es bar de ostras, sencillo y genial.

La concurrencia: del lado izquierdo del local se encuentra el restaurante formal pero a la derecha se abre el espacio del diner donde el público está relajado y vestido de cualquier manera. 

Qué pedir Ostras, desde luego. Hay tal variedad de ostras que el chef ofrece cada día una selección de las mejores. Es increíble descubrir lo distinto que puede ser el sabor entre unas y otras. Delicia que hay que acompañar con un buen vino blanco, por supuesto.

¿Y después? El local contiguo es uno de los mejores bares de la ciudad para escuchar jazz. Suele haber dos o tres bandas tocando y se puede pedir una mesa sólo para escuchar y tomar algunos tragos después de la cena.