H. Stern: el encanto de las siluetas brasileñas

H. Stern: el encanto de las siluetas brasileñas
La firma de joyería H. Stern se inspiró en las líneas delicadas de su entorno para redefinir el poder de la mujer contemporánea. 

Aunque su fundador fue Hans Stern, un inmigrante alemán, estas joyas tienen un ADN completamente brasileño. Sus piezas de oro y diamantes no están inspiradas en los carnavales o en otros estereotipos locales, pero sí en la belleza sutil de todas las expresiones brasileñas.

 

“No tenemos algo como un folklore por lo brasileño, pero la influencia es absoluta y en capas más ligeras”, explica Christian Hallot, embajador de H.Stern. “Nuestras joyas están pensadas para vestir el cuerpo de una mujer muy brasileña. Siendo un país muy caliente, usan ropa mucho más liviana y las joyas se usan sobre la piel. Además, su anatomía es distinta, es muy sensual y se necesita una ergonomía perfecta para que las piezas se acomoden como una segunda piel”.

 

Pero estas delicadas y ligeras piezas no son sólo para las mujeres de silueta perfecta y piel morena, sino para todas aquellas de ímpetu independiente. “La compradora de H. Stern es una mujer poderosa, que gana su propio dinero y lo gasta en ella misma”, dice Hallot, “no depende de su pareja y tiene el impulso de ser reconocida, de ser culta, informada y mantenerse al corriente con las nuevas tendencias”.

 

La firma de lujo, hoy dirigida por Roberto Stern, hijo de Hans, tiene un fiel compromiso con la innovación, por lo que gran parte de su trabajo se inspira en movimientos culturales y artísticos, así como en personajes reconocidos que han sido una referencia en su campo, desde bailarines, hasta pintores, arquitectos y miembros de la realeza.

 

Más importante aún, se han mantenido alejados de la competencia para no recibir influencias que oscurezcan sus propias creaciones. “Desde hace 20 años que no participamos en ninguna feria de joyería”, explica el embajador, “son lugares donde encontramos lo que ya está hecho, y es casi inevitable recibir influencia por algo que ya existe. Queremos crear cosas nuevas, no queremos ser seguidores de tendencias, sino creadores”.

 

Un collar de oro de tres metros de largo, de movimiento armónico con el cuerpo de una mujer, es una de las piezas más representativas de la marca, y también de sus favoritas. “Está formado por pequeñas articulaciones de oro y tiene usos muy variados, que se adecuan a la ropa y al tipo de cuerpo. Es una pieza grande, que llama la atención, pero no deja de ser elegante y sofisticada, justo como es la mujer que usa H. Stern”.

H. Stern: el encanto de las siluetas brasileñas
La firma de joyería H. Stern se inspiró en las líneas delicadas de su entorno para redefinir el poder de la mujer contemporánea. 
Enero 23, 15
Fotografías por: Cortesía de H. Stern

Aunque su fundador fue Hans Stern, un inmigrante alemán, estas joyas tienen un ADN completamente brasileño. Sus piezas de oro y diamantes no están inspiradas en los carnavales o en otros estereotipos locales, pero sí en la belleza sutil de todas las expresiones brasileñas.

 

“No tenemos algo como un folklore por lo brasileño, pero la influencia es absoluta y en capas más ligeras”, explica Christian Hallot, embajador de H.Stern. “Nuestras joyas están pensadas para vestir el cuerpo de una mujer muy brasileña. Siendo un país muy caliente, usan ropa mucho más liviana y las joyas se usan sobre la piel. Además, su anatomía es distinta, es muy sensual y se necesita una ergonomía perfecta para que las piezas se acomoden como una segunda piel”.

 

Pero estas delicadas y ligeras piezas no son sólo para las mujeres de silueta perfecta y piel morena, sino para todas aquellas de ímpetu independiente. “La compradora de H. Stern es una mujer poderosa, que gana su propio dinero y lo gasta en ella misma”, dice Hallot, “no depende de su pareja y tiene el impulso de ser reconocida, de ser culta, informada y mantenerse al corriente con las nuevas tendencias”.

 

La firma de lujo, hoy dirigida por Roberto Stern, hijo de Hans, tiene un fiel compromiso con la innovación, por lo que gran parte de su trabajo se inspira en movimientos culturales y artísticos, así como en personajes reconocidos que han sido una referencia en su campo, desde bailarines, hasta pintores, arquitectos y miembros de la realeza.

 

Más importante aún, se han mantenido alejados de la competencia para no recibir influencias que oscurezcan sus propias creaciones. “Desde hace 20 años que no participamos en ninguna feria de joyería”, explica el embajador, “son lugares donde encontramos lo que ya está hecho, y es casi inevitable recibir influencia por algo que ya existe. Queremos crear cosas nuevas, no queremos ser seguidores de tendencias, sino creadores”.

 

Un collar de oro de tres metros de largo, de movimiento armónico con el cuerpo de una mujer, es una de las piezas más representativas de la marca, y también de sus favoritas. “Está formado por pequeñas articulaciones de oro y tiene usos muy variados, que se adecuan a la ropa y al tipo de cuerpo. Es una pieza grande, que llama la atención, pero no deja de ser elegante y sofisticada, justo como es la mujer que usa H. Stern”.