Uruguay para primerizos

Uruguay para primerizos
Sabemos que tenían un presidente viejito y buena onda, que juegan bien futbol y que comen mucha carne, pero ¿por qué visitar este país sudamericano?

Uno va a Uruguay a pasarla bien y sin prisas. La pequeña capital porteña ofrece una amplia gama de opciones culturales, arquitectura, música y buenas caminatas. Se debe comenzar por la Rambla de Montevideo y así conocer el alma de la ciudad, el Río de la Plata. Ciclistas, perros, corredores, turistas y paseantes locales con el mate en la mano y el termo bajo el brazo comparten este espacio. ¿Lo mejor? La construcción de edificios frente al mar está prohibida, así que nada puede arruinar la vista.

 

Este año, Montevideo será la sede del 34º Festival Internacional de Cine, que arrancará el 22 de marzo con charlas y proyecciones en ocho salas repartidas por la ciudad. Otra parada obligada para sentir el pulso de la ciudad es el Teatro Solís. Esta construcción data de 1856 y es el orgullo de todo uruguayo capitalino. La mejor forma de conocerlo es asistiendo a un evento en esta magna sala. Su programación suele ofrecer conciertos de jazz, círculos de cuentos y música en vivo.

 

Lee: Tres rutas gastronómicas por Uruguay.

 

Si visitas el país durante el verano, tienes que ir a la playa de Pocitos, un paraje amplio y elegante. No hay sillas ni sombrillas en la playa, así que habrá que traer la propia o simplemente adaptarse al agradable sol.

 

La Plaza Independencia, en el centro de la ciudad, es otro básico para principiantes. Es el punto de reunión por excelencia para los uruguayos. Busca un restaurante cercano, come una milanesa, pide un mate y estarás más cerca de conocer la cultura de este pequeño gran país.

 

Lee: 16 imperdibles en Montevideo.

Fotos de Ester Kolber
Uruguay para primerizos
Sabemos que tenían un presidente viejito y buena onda, que juegan bien futbol y que comen mucha carne, pero ¿por qué visitar este país sudamericano?
Marzo 9, 16
Fotografías por: Travesías
Fotos de Ester Kolber

Uno va a Uruguay a pasarla bien y sin prisas. La pequeña capital porteña ofrece una amplia gama de opciones culturales, arquitectura, música y buenas caminatas. Se debe comenzar por la Rambla de Montevideo y así conocer el alma de la ciudad, el Río de la Plata. Ciclistas, perros, corredores, turistas y paseantes locales con el mate en la mano y el termo bajo el brazo comparten este espacio. ¿Lo mejor? La construcción de edificios frente al mar está prohibida, así que nada puede arruinar la vista.

 

Este año, Montevideo será la sede del 34º Festival Internacional de Cine, que arrancará el 22 de marzo con charlas y proyecciones en ocho salas repartidas por la ciudad. Otra parada obligada para sentir el pulso de la ciudad es el Teatro Solís. Esta construcción data de 1856 y es el orgullo de todo uruguayo capitalino. La mejor forma de conocerlo es asistiendo a un evento en esta magna sala. Su programación suele ofrecer conciertos de jazz, círculos de cuentos y música en vivo.

 

Lee: Tres rutas gastronómicas por Uruguay.

 

Si visitas el país durante el verano, tienes que ir a la playa de Pocitos, un paraje amplio y elegante. No hay sillas ni sombrillas en la playa, así que habrá que traer la propia o simplemente adaptarse al agradable sol.

 

La Plaza Independencia, en el centro de la ciudad, es otro básico para principiantes. Es el punto de reunión por excelencia para los uruguayos. Busca un restaurante cercano, come una milanesa, pide un mate y estarás más cerca de conocer la cultura de este pequeño gran país.

 

Lee: 16 imperdibles en Montevideo.