Niágara en helicóptero

Niágara en helicóptero
A 760 metros de altura, las cataratas se exhiben con todo su esplendor. 
Febrero 22, 17
Fotografías por: Esther González Jacques

“En un minuto aterrizará el helicóptero, en cuanto abra puertas, caminen junto al guía, tomen un lugar y abrochen su cinturón de seguridad”. Mientras escuchaba las indicaciones, sentí un vacío en el estómago, estábamos a nada de sobrevolar las Cataratas del Niágara a más de 760 metros de altura. ¿Qué tan alto es eso?, tan sólo el Skylone, la famosa torre con vistas panorámicas de la región, mide 158 metros. 

 

 

 

 

La aeronave que abordaríamos era un Airbus H130, catalogada como la más segura de estos tiempos. Su hélice ni siquiera se escucha en cuanto la cabina de pasajeros cierra puertas y su tiempo de reacción en maniobra es inmediato.

 

 

Al elevarnos, comenzamos a ver las copas de los árboles cada vez más pequeñas, como si estuviéramos sobre una maqueta de la zona. Pasamos sobre la Planta Generadora Sir Adam Beck y los campos de la Escuela de Horticultura de la Comisión de Parques de Niágara. La voz de una grabación nos contó lo que veíamos tras las ventanas, en español (porque tienen más de 10 idiomas para recibir a los turistas). Tratábamos de identificar los sitios mencionados aunque en realidad había puntos que no encontrábamos. La voz también nos daba datos curiosos, como que el actor Russell Crowe tomó el tour.

 

 

Debajo de nosotros pasaron los Rápidos de Whirlpool, el Puente RainBow, el Parque Reina Victoria y por fin las Cataratas del Niágara (desde el lado canadiense y el norteamericano) así como la diminuta (desde ese punto de vista) Torre Skylon.

 

 

 

 

La experiencia duró sólo 12 minutos, pero fue un lapso impresionante para cada uno de los pasajeros del helicóptero.

 

 

niagarahelicopters.com

 

 

—Por Esther González Jacques.