Cosas que hacer en las ciudades más baratas del mundo

Cosas que hacer en las ciudades más baratas del mundo
Aunque están hasta el final de la lista de Economist Intelligence Unit, tienen mucho encanto. Conócelas.
Mayo 25, 16
Fotografías por: FlickrCC Arian Zwegers

1 Lusaka
La capital de Zambia es una urbe de más de tres millones de habitantes y mucha naturaleza. El parque Munda Wanga posee un hermoso jardín botánico con alrededor de 500 especies de plantas. Para buenos drinks, comida y escena local vale la pena ir al Rhapsody’s. Y no está de más conocer arte tradicional y contemporáneo de Zambia en el barrio Leopard’s Hill, donde se ubica la Namwandwe Art & Sculpture Gallery.

 

2 Bangalore
El apelativo “Silicon Valley de la India” no le queda grande a este urbe, sobre todo porque este país es un productor mundial de cerebros en ingeniería. Hay que ir a un partido de cricket de Bangalore Royal Challengers y, ya con hambre, cenar en algún lugar de comida udupi, vegetariana y algo dulce. Por la mañana, el jardín botánico de Lal Bagh es una belleza con formaciones rocosas de… ¡tres mil millones de años! Garantía Ganesh.

 

3 Bombay
La novena ciudad más poblada del mundo es un crisol de entretenimiento, gastronomía y arquitectura. Es la capital de Bollywood, por lo que ir al cine es casi una obligación, así como conocer Film City. La Terminal Chhatrapati Shivaji es una impresionante obra arquitectónica, Patrimonio de la Humanidad, tan india como británica, mientras que los “roti kebabs” callejeros te harán sentir vivo con su nivel de picor. Olvídate de Gandhi y aplica pata de perro en los bazares y mercados, como el Crawford Market al sur de la ciudad.

 

4 Almaty
La otrora capital de Kazajistán es una ciudad con mucha historia. Fue parte importante de la ruta de la seda durante la Edad Media y hoy es una de las urbes con mejor progreso en esta parte de Asia. Aunque se les ha escapado ser sede de los JO de Invierno, la ciudad y sus alrededores cuentan con paisajes sobrecogedores, como los del Gran lago de Almaty. En el centro, hay que caminar por el Parque Panfilov, visitar la catedral y, por qué no, el Museo de Instrumentos Tradicionales. No dejes de probar las “shashlik”, populares brochetas de carne que hallas en puestos callejeros.

 

5 Argel
Hay que darse una vuelta por al campus de la Universidad de Argel, donde estudió Albert Camus, para inundarse de la arquitectura propia de la capital de Argelia. La mezquita Ketchaoua, del siglo XVII, es Patrimonio de la Humanidad y un ejemplo perfecto del estilo que domina esta urbe portuaria en el Mediterráneo. Y justo frente al mar se halla la neobizantina basílica Notre Dame d’Afrique. Para sentir la atmósfera de la vida argelina, date una vuelta por el mercado Bab El-Oued, o dirígete al distrito de Casba y dale play a tu colección de The Clash.

 

6 Chennai
Conocida como la “Detrotit de la India” por su enorme producción de autos, es sede del llamado Kollywood que agrupa el cine támil que incluye a Sri Lanka. Es un cine peculiar que produce alrededor de 150 filmes por año, así que hay mucho para escoger en la cartelera por 50 rupias. Un espectáculo obligado es ir a un teatro a ver un show (en lugares como Hidden Idol) de Bharathanatiyam, una danza clásica de la región. Para abrir apetito, camina de la bellísima estación de trenes de Chennai al edificio Ripon, con su arquitectura ecléctica.

 

7 Karachi
Este uberpoblado puerto de Pakistán (18 millones en total) se ubica junto al Mar Arábigo, sus numerosas playas y, hay que decirlo, problemas de criminalidad. Esto no resta belleza a influencias que incluyen al Imperio Británico y la tradición musulmana. De día puedes visitar el “indiogótico” Empress Market para conocer comida local y textiles; así como la cercana catedral de San Patricio. De noche, Karachi es un escaparate de luces y vida que conviene conocer en barrios como DHA (Defence Housing Authority) para cenar con una estupenda vista al mar.

 

8 Nueva Delhi
Queda claro que la India tiene algunas de las ciudades más baratas (y peculiares) del mundo. La capital del país es una urbe moderna que ofrece, además, algunos de los edificios y templos más bellos de Asia. Tal es el caso del Laxminarayan, el espectacular Akshardham, con sus jardines que evocan la flor de loto, o el explícito templo dedicado a Hanuman que obliga a una selfie. La recomendación de no comer en la calle es cierta, pero hay extraordinarios restaurantes, entre otros uno de los mejores del mundo, Indian Accent. ¡Se compensa con lo barato de la ciudad!