Cuatro oasis urbanos en Kolkata

Cuatro oasis urbanos en Kolkata
O de cómo sobrevivir al terrible tráfico de una de las ciudades más duras de India.
Julio 6, 16
Fotografías por: Travesías

Del imperio a la alegría

Calcuta (oficialmente Kolkata desde 2001) fue durante más de siglo y medio, hasta comienzos del siglo XX, la capital de India británica, la segunda ciudad del imperio después de Londres. De aquella época queda un decadente y atractivo legado colonial de edificios y palacios.

 

Aunque hoy ya no es esa “ciudad de los palacios” y se le conoce mejor como la “ciudad de la alegría”, ―llamada así gracias al escritor Dominique Lapierre, paradójicamente es mucho más sencillo encontrar en ella palacios que alegría. Kolkata es hoy también la ciudad del diesel, tristemente famosa por su contaminación y por un tráfico en el que el ruido de los cláxones no respeta, y es literal, ni siquiera el paso de las marchas fúnebres camino de los crematorios hindúes. Un territorio de contrastes, una urbe dura donde viven 15 millones de personas, pero con un centro de sabrosa comida callejera para el valiente que se atreve a probarla y donde los calcutenses buscan los parques como si fueran oasis.

 

1. Victoria Memorial: Dios salve a la Reina

No debería extrañar que en Kolkata, a pesar de las décadas transcurridas, quedara aún cierto sentimiento monárquico probritánico. Cualquiera lo tiene cuando se acerca al Victoria Memorial, quizás el monumento más famoso de la ciudad, dedicado a la reina Victoria, y uno de esos oasis donde huir del tráfico.

 

El Victoria Memorial está compuesto por 260 mil metros cuadrados de jardines impecables de flores de colores y césped brillante segado, es el sitio perfecto para ver a las parejas susurrarse, sin tocarse, entre cipreses, y a las familias vestidas de domingo pasear o jugar bádminton. Aunque, eso sí, éste es el parque de las clases medias y altas, donde se accede con previo pago. Al otro lado de su entrada, sin vigilantes de seguridad que controlen el acceso, se abre una vasta explanada menos bucólica y menos verde, pero donde se ve incluso bullir más la ciudad. Es el parque para todos, con puestos destartalados de comida rápida y centenares de familias sentadas en grupos compartiendo refrescos y sombras. Victoria Memorial 1, Queens Way

 

2. New Town y Salt Lake: soñar con Dubái

“Hay una Kolkata que ni imaginaría. Parece Dubái”, me cuenta el chef de un conocido hotel de lujo de la ciudad. “Ultramoderna”, la anuncia la oficina de turismo. Ambos hablan de los barrios de New Town y Salt Lake, los más nuevos y modernos de una urbe que, no debemos olvidar, es de las más deprimidas del país y zona cero de las ONG y la Madre Teresa de Calcuta. La realidad se queda muy lejos de esa modernidad y de esos prodigios de arquitectura que anuncian. Pero ambos barrios merecen el paseo para ver que otra Kolkata, sí, es posible. New Town es zona de oficinas, antiguo barrio de cultivos, donde todavía alguna vaca puede cruzarse por delante de los edificios y alegrar la foto. Salt Lake, una colonia residencial de casitas unifamiliares color pastel, rejas doradas y, sobre todo, paz ambiental, sin coches ni claxónes, difícil de creer.

 

3. Cocina bengalí, aperitivo callejero

Entre la una y media y las dos y media Kolkata sale a comer. Es literal. Olvídate incluso de tomar un taxi, ninguno se parará. De cada uno depende dónde almorzar. Si te atreves a hacerlo en la calle, no dejes de probar el bhelpuri, un aperitivo originario de Bombay con arroz inflado, pero al que aquí añaden papa troceada, limón, cilantro, salsa picante y cebolla. Una mezcla de textura y sabores. Un poco como los nachos tex-mex pero indian style.

 

Si buscas un sitio relajado, interior, sin ruido, con aire acondicionado y la mejor cocina, el restaurante Aaheli, en el hotel The Peerless Inn en la céntrica Esplanade, uno de los puntos neurálgicos de la ciudad, es una de las mejores opciones. Comida típica bengalí con platos como el dhumrogandhi ilish, la especialidad, pescado hilsa de río cocido en mostaza, o el daab chingri, gambas en salsa de coco servidas directamente en la cáscara del coco. Aaheli-The Peerless Inn 12, J. L. Nehru Road, Kolkata, peerlesshotels.com/kolkata

 

4 Quest Mall y Forum Mall: arte y de multitud

Las clases medias y altas de Kolkata conviven con las más desfavorecidas en muchas zonas de esta ciudad. El resultado es un paisaje un tanto chocante en el que a la entrada de un centro comercial con marcas de lujo puede haber en la acera de enfrente un grupo de familias viviendo en la calle. Pero lugares como el Quest Mall, con su exterior de formas poliédricas doradas y sus cuatro plantas de tiendas, y el parecido Forum Mall son también refugios del calor, los monzones y el ruido.

 

Aunque la verdadera y divertida zona de compras de la ciudad es New Market, un mercado ambulante donde miles de personas pasan la tarde y donde los fines de semana acuden en masa las familias a comprar, comer o simplemente a toquetear todo lo que exhiben los puestos. Si buscas opciones menos mercantilistas y multitudinarias, la Academy of Fine Arts organiza interesantes exposiciones de arte moderno.