Tratamientos con sal del Himalaya

Tratamientos con sal del Himalaya
En Santa Bárbara está un spa que aprovecha los beneficios de la sal de Khewra, el sector salino de Pakistán.
Febrero 3, 17
Fotografías por:

Entré a un salón de luz tenue, temperatura a 22° grados centígrados y un 40% de humedad. El espacio tenía el ambiente perfecto para mantener en perfectas condiciones los cristales de sal del Himalaya a mi alrededor.

 

 

Antes de ingresar me pidieron dejar los zapatos y caminar hasta el camastro que eligiera, pasando sobre un camino con pequeños cubos salinos que daban un áspero pero relajante masaje a mis pies, cansados de caminar durante el viaje.

 

 

 

 

Toda la sal a mi alrededor venía de unas cuevas marinas, con más de 200 millones de antigüedad, ubicadas en la región de Khewra, en Pakistán. Allá, la materia prima es extraída y exportada a Santa Bárbara, California, para utilizarse en los tratamientos que ofrece Salt.

 

 

Pero Salt es mucho más que un spa. Además de los masajes y faciales que realizan con un tipo de sal rosa —que toma su tonalidad de los minerales y hierro que la componen—, también usan este ingrediente para fabricar objetos decorativos, como candelabros y lámparas, así como toda una línea de productos de belleza que van desde exfoliantes, lip balms, cremas, lociones y sales de baño.

 

 

 

¿Qué beneficios tienen estas sales? La gerente me contó que regulan el agua del cuerpo, balancean el ph de las células del cerebro, equilibran el azúcar de la sangre, reducen los signos de edad y fortalece los huesos.

 

 

Mientras tanto, durante la terapia salina me recosté para relajarme con los ojos cerrados, más de 40 minutos, en lo que pretende ser la recreación de una cueva paquistaní. Algunas micropartículas de sal se adhirieron a mi piel para dejarme percibirla refresca y suave.

 

 

Salt

740 State Street, Santa Bárbara, California.

saltcavesb.com

 

 

 

—Por Esther González Jacques.